lunes, 31 de julio de 2017

Domingos por la noche: la fascinante y triste contradicción de nuestra televisión


Por Gabriela Fabbro.

A raíz de una entrevista por el estreno de su película Ginger e Fred, el gran director de cine italiano Federico Fellini expresó en 1986: “La televisión es maravillosa, en un bloque de un magazine  te enseñan a hacer un flan con doce huevos y en el bloque siguiente te enseñan ejercicios para bajar los 4 kilos que engordaste comiendo ese flan de doce huevos…”.  Así es la televisión, variedad, diversidad, contradicción, paradoja constante.
La noche de los domingos comenzó en el mes de julio con dos viejos competidores: "Susana Giménez" y "Periodismo para todos". Cada uno prometía platos fuertes, y el rating era lo más disputado.
Desfilaron Luisiana Lopilato y familia en uno, informes sobre corrupción en otro…. A su vez, el humor de la mano de Antonio Gasalla y Los Midachi en el primero, y los columnistas y periodistas en un debate serio final en el otro.
Parecía que esa iba a ser la fórmula, sin embargo, pasados los domingos del mes, la apuesta creció, y ambos programas compitieron entre sí y… con otros. Se sumaron "La cornisa" y "Debo decir" por América. Y desde el domingo 30, en TN, "Los Leuco". Todo a la vez y nada a la vez al mismo tiempo.
Juguetes sexuales explicados a la diva de los teléfonos por parte de Los Midachi y una exposición de cuadros del gran maestro Emilio Pettoruti en "PPT", Maradona balbuceando declaraciones desde el exterior, un ministro llorando por la superada enfermedad de su hija por América, y denuncias contra la ex presidente en La Cornisa.
El informe sobre "El Polaquito" monopolizó el siguiente domingo frente a un Cristian Castro que, desde el peor mal gusto, olía ropa interior que sus fans le tiraron desde la tribuna. La empleada pública generando polémicas, y en el último domingo: Luciana Salazar y Romeo Santos confesándose con Susana mientras que quince muertos en Venezuela, luego de la asamblea general, parecían mostrarse por El trece con el mismo nivel de atracción.
Ya en la película citada, Fellini nos ofrecía una mirada filosa, crítica y tierna a la vez, sobre los programas llamados ómnibus (de larga duración) de la televisión abierta italiana. Allí se juntaban artistas, payasos, enanos, y una pareja de imitadores (maravillosos Marcello Mastroianni y Giulietta Masina) de los originales Fred Astaire y Ginger Rogers que circulaban por un programa eterno de la mano del conductor de blancos dientes sonriente que invitaba al aplauso continuo. La televisión abierta de nuestros días no está tan lejos de ese espectáculo fellinesco.
Conductores con dientes muy blancos, imitadores por doquier, bebés en carreras de obstáculos, el matrimonio de comentador deportivo que ventila sus audios prueba de un engaño; todo es digno de mostrarse con tal de conseguir un punto más de rating. Lamentablemente nuestros productores se abusan del lugar común, de la espectacularización como modo de atraer al público violando los límites entre lo privado y lo público, y todo parece ser digno de verse. Un tema supera al otro domingo a domingo. Vale el instante y la TV se vuelve efímera.
Algunos espectadores colaboran con estos contenidos viéndolos, otros migran a plataformas por Internet. Es una pena que la pantalla local pierda audiencia día a día por la baja calidad de sus productos, especialmente en un domingo, día en que el descanso, la reunión familiar, el tiempo de reposo o para compartir con amigos ofrecerían un terreno fértil para promover buenas historias. Transmitir valores positivos y buenos contenidos debería ser el desafío de los responsables de los programas. El público apoya y valora lo que tiene calidad, sólo falta que los gestores de contenidos televisivos se animen a dar el paso. Ojalá podamos superar en breve lo que Ginger e Fred nos contó hace ya casi treinta años.



“Balas Perdidas”, el final de una gran serie de la TV Pública


Por Estefanía Brid.

“Balas Perdidas” es una historia de ficción basada en hechos reales que sucedieron en 1992 cuando se llevó a cabo el robo al Tesoro Regional de Rosario. En él, Pipo, interpretado en la serie por el genial Luis Machín, se llevó 30 millones de pesos, dólares en aquel momento de la convertibilidad recién instaurada, colocados en 600 “balas” (término que se utiliza para nombrar fajos de misma cantidad de dinero) que estaban por ser quemados. Pero el robo planeado sale mal y Pipo debe entregarse…

Así comienza la historia de esta serie compuesta por 13 capítulos que se transmitieron por la TV Pública hasta julio y que aún se puede ver online. El canal público vuelve a apostar por la ficción argentina, en un año de grandes cuestionamientos al género.

Pero vale la pena hacerle honor a la ficción, y más si es nuestra. Hugo Grosso, guionista y también director del producto ha conseguido narrar desde la imagen una época bien marcada como fue el comienzo del menemismo, y ha cuidado cada detalle para que esa representación sea lo más fiel a la realidad posible.

Con los típicos giros de una trama policial que utiliza la intriga y el suspenso como elementos principales, “Balas Perdidas” se adentra en lo que se llamó “el robo del siglo” y le da vida nuevamente.

La actuación de Luis Machín es impecable, pero el reparto, compuesto por actores como Emilia Mazer, Roberto Vallejos, entre otros del ámbito rosarino donde se filma la ficción, ha sumado versatilidad y color a este producto audiovisual de índole nacional.


Escasa de grandes recursos y efectos audiovisuales, “Balas Perdidas” cuenta una excelente historia desde el primer hasta el último capítulo. Una vez más la televisión pública demostró que se puede realizar buena ficción sin contar con producciones técnicamente ambiciosas.... Una buena historia ya es garantía de un buen producto televisivo.

La vuelta de la miniserie a la TV de aire


Por Milagros Prado.


Apostando por un formato poco frecuente en la televisión argentina, la miniserie,  “La Fragilidad de los Cuerpos”, es la nueva coproducción entre Canal 13, Pol-Ka y TNT. Con solo ocho episodios, la propuesta es una adaptación de la novela homónima escrita por Sergio Olguín, la cual tiene como protagonista a una periodista intrépida y tenaz interpretada por Eva De Dominici.

El suicidio de Alfredo Carranza es el hilo conductor de la trama: la periodista Verónica Rosenthal, quien escribe para una reconocida revista, decide comenzar una historia sobre el suceso. Así, aunque la policía se encuentre investigando, Rosenthal decide labrar su propio camino y promete justicia a la viuda de Carranza.

Propio del género policial, la historia cuenta con gran dosis de suspenso y acción, que acompañan el misterio a resolver mediante la investigación periodística de la protagonista. Pero además, la trama es sensual y conflictiva.

Verónica Rosenthal es una mujer de armas tomar, quien no se deja intimidar por ningún hombre, incluso bajo amenazas. Sin embargo, como el título lo afirma, la fragilidad llega a su vida al tratar de lidiar con sus emociones. La imprevista relación con una de sus fuentes y amigo de Carranza, Lucio Valrossa (Germán Palacios), es muestra de ello.

Aunque con un principio lento, cabe destacar la elección de crear una historia de emisión semanal, cuando en la Argentina se suelen enfocar las producciones en términos de tiras diarias. Las audiencias están cambiando y piden formatos con pocos episodios, de alta calidad y sin dilatar las historias en el tiempo.


En el marco de la crisis de las tiras diarias, el rating acompaña al formato y al género elegido para la adaptación de “La Fragilidad de los Cuerpos”.  En su primer mes al aire, llevó un promedio de 11.2 puntos de rating, números que se encuentran a la par de cualquier clásica ficción argentina emitida de lunes a viernes. 

Nueva temporada de “Game of Thrones”


Por Javier Bruggia.

La serie de televisión “Game of Thrones” estrenó su nueva temporada en HBO el 16 de julio, y anunció que terminará el 27 de Agosto. Esta séptima temporada, a diferencia de las anteriores, contará solamente con siete episodios, en vez de los diez que se mostraron en temporadas pasadas. La gran mayoría del contenido que se emitirá  en estos nuevos capítulos es original y no se encuentra en los libros que conforman la saga “A Song Of Ice and Fire”, de George R. R. Martin.

El primer capítulo de la tan esperada temporada fue bien recibido por el público y generó aplausos a nivel mundial.

Desde el inició se dejó en claro que el ritmo de la serie será acelerado y que mucho pasará en las historias de los personajes. Por un lado, Arya usó sus nuevas habilidades para asesinar a todos los hombres de Walder Frey. Una sorpresa del episodio vino de la mano del cantante Ed Sheeran, quien hizo una aparición. Si bien su papel no fue necesariamente importante, la estrella pop tuvo la oportunidad de cantar una canción que llamó la atención del personaje de Arya. Allí, al bajar su guardia, Arya les confesó que se dirige a King´s Landing, donde planea asesinar a Cersei Lannister.

El personaje de Sam, quien sigue en Citadel, logra finalmente tener acceso a algunos de los libros prohibidos donde hace un descubrimiento clave de la temporada: hay una mina de vidriagón (dragon glass) bajo el Rocadragón (Dragonstone), el antiguo hogar de los Targaryen. Recordemos que el vidriagón es el único material que, usado como arma, puede matar a los caminantes blancos.

Por otro lado, los personajes de Jaime y Cercei Lannistar se encuentran todavía en medio de una pelea, causada por la explosión que generó Cersei en la ciudad y el suicidio de su hijo, consecuencia de ese incidente. La nueva reina decide buscar un aliado en las Islas de Hierro, y Euron Greyjoy le propone matrimonio. Mientras tanto, en el norte, Jon y Sansa se hunden en desacuerdos sobre cómo gobernar.

En el segundo capítulo toma relevancia la madre de los dragones y la difícil tarea de tomar decisiones en el lugar donde se encuentra. Por otro lado, Littlefinger le confiesa a Jon Snow su amor por Sansa, y el rey del norte lo amenaza. Además, Jon decide aceptar la “invitación” de Daenerys e ir a Dragonstone a conocerla.

En cuanto a Arya, tiene dos grandes reencuentros en ese segundo capítulo. Primero con Pot Pie, su viejo fiel amigo, y luego con Nymeria, su loba. Arya no se veía con su loba huardo desde la primera temporada, cuando Cersei ordenó que la mataran. Arya también recibe información importante en este episodio: descubre que su hermano Jon arrebató Winterfell de manos de los Ramsay, y decide viajar al norte. 

¿Cómo seguirá la última temporada de Game of Thronres? Habrá que esperar los próximos capítulos…

Encuentros y desencuentros de las ficciones locales


Por Camila Mejía.

“Fanny, la fan” buscó competir con la propuesta de El Trece, “Las Estrellas”, por el trono del prime time, y como resultado debió apuntar a un nuevo público, en otro horario, y luego de no consolidarse en este nuevo, se decidió levantarla del aire.

Cuando Telefe presentó el primer episodio de “Fanny, la fan”, la tira producida por Undergroung y protagonizada por Agustina Cherri y Luciano Cáceres, el objetivo principal era competir con “Las Estrellas”, la tira de El Trece que se instaló como la favorita del horario central. ¿Cómo fue ese primer encuentro? Fanny no pudo superarlo en rating, y si bien su debut en cuanto a números fue correcto, no pudo destronar a “Las Estrellas”. Telefe obtuvo un promedio de 12,4 puntos, mientras que El trece logró 15,3. “Las Estrellas” en su debut había logrado alcanzar unos impresionantes 20 puntos de rating de promedio.

Luego de varios días donde la situación se mantuvo igual, “Fanny la fan” tuvo una leve recaída que llegó a los 8,9 puntos, mientras que “Las Estrellas” mantuvo firme un promedio de 16 puntos. Como consecuencia el productor de Fanny, Pablo Culell, comunicó por Twitter que la tira dejaría el prime time y comenzaría a emitirse, desde el 17 de julio, a las 19 horas. En el horario de la noche comenzó a transmitirse “Josué y la tierra prometida”, seguido por “El Sultán”.

El cambio tuvo como objetivo apuntar a un público juvenil y familiar, pero aún así no lo logró y después de una semana en el nuevo horario, Telefe decidió levantarla del aire completamente y dejarla a disponibilidad en las plataformas online. Esta decisión produjo una fuerte reacción de Argentores y de la Asociación Argentina de Actores que emitieron distintos comunicados apuntando al poco cuidado de las ficciones argentinas. ¿Oportunismo político cercano a las elecciones primarias? Quizás… La realidad indica que “Fanny” no logró cautivar a la “popular” como indicó Pablo Cullel su productor y contra eso no hay nada que hacer. El producto no gustó y hay que aceptarlo.

Sin embargo, lo que es preocupante es que la ficción argentina está en decadencia y que hoy sólo quedan “Las Estrellas” en el aire…a la espera de la nueva telenovela de Quique Estevanez por el canal competidor. Esperemos que la TV Pública traiga aires nuevos en este género también.


Para quienes aún no comenzaron a ver las tiras, “Fanny, la fan”, es una comedia familiar protagonizada por Agustina Cherri, donde se muestra el detrás de escena del mundo televisivo. En la tira predomina el tono cómico, con algunos toques delirantes. “Las Estrellas”, por otro lado, cuenta la historia de cinco hermanas de diferentes madres que, luego de la muerte de su padre, descubren que su testamento les impone trabajar juntas para cobrar la herencia. “Las estrellas” tiene un elenco femenino muy importante y de lujo: Celeste Cid, Marcela Kloosterboer, Violeta Urtizberea, Natalie Pérez y Justina Bustos.

lunes, 5 de junio de 2017

“Las chicas del cable”, otra serie española que se las trae


Por Estefanía Brid.

Es la primera producción original de Netflix realizada en España.  Como sus predecesoras “El tiempo entre costuras” y “Velvet”, se sitúa en la España de época, esta vez de principios de siglo.

“Las chicas del cable” cuenta la historia de Lidia/Alba, Ángeles, Carlota y Marga que trabajan en la central de telefonía madrileña, comandada por prestigiosos hombres, y en donde la mujer de clase alta no tiene ninguna participación.  En busca de sus sueños se hacen amigas y luchan ante todos los prejuicios de una sociedad machista que no les da lugar.

La primera temporada consta de 8 episodios pero Netflix ya anunció que habrá una segunda temporada.
“Las chicas del Cable” tiene el sello “Velvet”, quizás porque comparten los mismos productores y directores. Excelente vestuario y escenografía, muy buenas actuaciones de Blanca Suárez, Ana Fernández, Maggie Civantos y Nadia de Santiago. Y una trama que gira en torno al amor de juventud, los prejuicios, el machismo y la necesidad de las mujeres de emanciparse del paraguas masculino.

Esta serie sin dudas es menos naif que “Velvet” y más contundente en su relato.  Su argumento nos traslada a la actualidad ya que muestra el empoderamiento de las mujeres, algo presente en la sociedad actual si tenemos en cuenta el papel preponderante que están ejerciendo las mujeres en el mundo a nivel político y social, por ejemplo a través del “Ni una menos”.

Otra serie española y de gran calidad que sale al mundo a conquistar los mercados audiovisuales más exigentes. ¡Bravo!


“Secretarias”: novedad digital con un toque de éxito


Por Camila Mejía.



Telefe apuesta por un nuevo formato fresco y dirigido a un público joven.

"Secretarias" es una comedia producida por Telefe para su sitio web y App "Mi Telefe", que además se encuentra disponible On Demand. Es una de las propuestas del canal que busca ir de la mano con las nuevas tendencias, generando contenido que el público pueda consumir cuando lo desee, a través de dispositivos como el smartphone o la tablet.

Esta comedia original de Telefe, estilo “mockumentary”, cuenta con 10 episodios cortos que buscan atraer a un público joven y contribuir, a través de su formato, a ser parte de un ritmo de vida más ágil. El tono de humor y la ligereza lo vuelven ideal para ser consumido en un viaje en tren o en un recreo, donde la audiencia  puede ver el episodio completo sin tener que interrumpir su rutina para hacerlo.

"Secretarias" transcurre en una oficina y cuenta la historia de sus dos protagonistas, Agos y Flor, que intentan sobrevivir a los pedidos de sus jefes y a los típicos problemas de oficina. Lo más relevante son las charlas típicas de mujeres, en todo de comedia. Los temas principales son: novios, padres, salidas nocturnas, dietas, depilación, deportes y redes sociales. La historia se presenta como una excusa para que las conversaciones tengan lugar, a modo de stand up, y se puedan debatir temas importantes de la vida cotidiana, siempre desde un costado humorístico, fresco y relajado.

Flor y Agos son interpretadas por Mica Suarez, influencer del mundo digital, y Luli Torn, actriz, que con su corta edad, ya tuvo su paso por la televisión y también el cine.